CUADERNO DE BITÁCORA. 7 DE SEPTIEMBRE: Comienza la TRAVESÍA

Actualizado: 7 de sep de 2018

Marejadas y monstruos marinos para un navío cultural en el S.XXI


Emprender un negocio en el siglo XXI, atendiendo al hecho en sí de levantar un proyecto desde cero, es un acto titánico y utópico como lo fue conquistar la Luna. Y si hablamos, para ser más concretos, de un negocio dentro del mundo de la cultura, podemos comparar esta odisea con el periplo de Frodo camino a Mordor. Sí amig@s, este es el panorama que nos encontramos los que, inconscientes de nosotros, pretendemos crear proyectos estables y sostenibles dentro del sector cultural. ¿Y porqué? Ésa es la pregunta que voy a intentar responder. Pero antes de empezar, recordemos a ese prólogo de Shakespeare que humildemente se sabe Prólogo y que atiende a la comprensión de los lectores para que no juzguen duramente sus palabras.

Adelante Bonaparte.

El sector cultural a día de hoy es un sector con posibilidades limitadas y a la vez con todas las posibilidades del mundo. Aunque esta afirmación suene incompatible, es así. La cultura se cimenta sobre creador@s que cada día se reinventan, que levantan proyectos de gran valor cultural desde la nada. Tenemos a nuestro alrededor una gran marea de nuev@s conquistador@s de vías culturales inexploradas. Artistas que rehabitan espacios, ideas y formas de expresión, desde sus personalísimos puntos de vista. Véase como ejemplos las nuevas propuestas escénicas que se pueden ver en festivales como Emergentes (Mairena del Alcor), la revisión del acto literario a través del spoken word que realiza Miguel Espigado (Salamanca), las apuestas de género y memoria de cías como Teatro al punto (Madrid), Cuartoymitad (Madrid) o Silenciodanza (Málaga/Sevilla) y muchas otras propuestas que deberían ser aquí mencionadas. Como vemos hay cantera, material, ilusión e imaginación para poder aventurarnos a definir este momento como una Generación en sí misma. Y cuando escribo Generación con mayúscula es con toda conciencia, con la idea dotar a todos estos creadores de una entidad que por parte de instituciones y la propia sociedad es difícilmente otorgada.

Y aparece pues aquí la incongruencia de la que hablábamos al principio. Nos encontramos ante unos activos culturales con posibilidades ilimitadas que se enfrentan con todas las limitaciones del mundo. Estos artistas, estos generadores de cultura... ¿Están apoyados por su entorno para evolucionar? ¿Hay recursos para ir más allá y dotar a la estructura cultural de una estabilidad económica? No hablamos ya de un enriquecimiento del individuo, de crear un sector que dé beneficios y atraiga inversores internacionales... Hablamos y me pregunto, si existen opciones para que estos creadores y estas empresas culturales puedan sobrevivir dignamente.

Y henos aquí, comenzando una travesía en este océano de la cultura que con marejadas y atardeceres de postal se muestra ante nuestro navío. Y sólo puedo pensar que aunque las tormentas y los monstruos marinos ataquen nuestro velero, seguimos navegando hacia Ítaca, y que sin duda la recompensa no está en el puerto sino en el viaje en sí. Bienvenidos al viaje, bienvenidos a nuestras Travesías Culturales.


Festival Emergentes: www.emergentes.eu

Miguel Espigado: www.elespigado.com

Teatro al punto: https://www.facebook.com/teatroalpuntoproducciones/

Cuartoymitad Teatro: http://www.cuartoymitadteatro.com/

Silenciodanza: http://silenciodanza-silenciodanza.blogspot.com/


ANTONIO VELASCO HERMOSA











0 vistas

Todos los derechos reservados a Travesías culturales. 2018

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon