Cuaderno de bitácora. 14 de Noviembre. Artistas Dinamita. Miguel Espigado // mAthe


La dinamita es necesaria. Me declaro abiertamente fan de la dinamita. Cuando explota, sin censura, deja ver aquello que estaba oculto bajo la tierra, rompe lo establecido y remueve la tierra despertando de la somnolencia a todos los que tiene alrededor. Y todo lo que sea despertar al personal de esta siesta programada me gusta. Y heme aquí, reflexionando si en la cultura de hoy existe la dinamita. Debería ser algo común. El acto cultural en si mismo no debe ajustarse a la complacencia, no debe caminar por derroteros anodinos, no debe existir sin el objetivo de cambiar en algo al receptor. Este entretenimiento vacío ¿Puede ser cultura? Eso lo dejamos para otra ocasión porque sino me disperso, pero dejo la pregunta al aire por si algún inconsciente quiere recapacitar. Para mí, la dinamita de hoy está en aquellos artistas que apuestan fuerte, que se sitúan en el borde del acantilado asumiendo la caída y aún así deciden saltar. Aquellos que construyen una voz propia dentro de la cadena de montaje social en la que nos hayamos inmersos. Podríamos poner muchos ejemplos pero no tenemos tiempo ni esto es un ensayo académico, por lo que nos centraremos en un par, de lo que llamaremos, artistas dinamita. Encendemos la mecha y … Primer cartucho. Miguel Espigado. Escritor, artista multidisciplinar, cronista de facebook, viajero mirón,... Espigado es una lagartija de la cultura. Se mueve con libertad entre las fronteras de distintas artes buscando y haciendo suyo un espacio propio dónde la literatura, la performance, el spoken word, el teatro y la auto ficción pierden sus contornos. Un hombre orquesta de freak show que lanza su ácida visión del mundo con una voz única e incisiva. Como si de un monstruo radiactivo de serie manga se tratara, Espigado evoluciona a cada paso. Su primer libro “El cielo de Pekín” nos mostraba la cara B de la cultura oriental, la visión de quien es testigo de lo que hay más allá de la lonely planet. “La ciudad y los cerdos”, su segunda novela, llevaba al lector al esperpento de “Helmatic city”, esperpento como halo vallinclanesco de una “Salamanca” habitada de criaturas avariciosas y patéticas no tan lejanas a la realidad. En “La vida de los Clones” cambia de tercio y nos presenta una novela de Ciencia Ficción, dónde mascotas con alma buscan su lugar en un mundo que las desprecia. Imágenes y metáforas continuas de este mundo globalizado de pose y dollar. En su última novela “La Enciclopedia de las cosas buenas” Espigado da un paso más uniendo literatura y puesta en escena. Crea un espectáculo de aristas difusas dónde la auto ficción, la palabra escrita y la palabra viva se juntan para crear un nuevo estilo. Estamos ante dinamita pura. Espigado es un creador que se reinventa en cada proyecto desmarcándose de lo existente con propuestas arriesgadas y transversales. Web de Miguel Espigado: elespigado.com Segundo cartucho. mAthe. (Ángel Carrascal) Músico vanguardista, torbellino, artista plástico, fotógrafo, rapsoda y poeta. Estamos ante un núcleo candente de creatividad, explosivo, global y directo como un puñetazo. Este músico salmantino crea un universo propio que bebe del hip-hop, del trap, de la electrónica, de Bansky y de Baudelaire, desmarcándose a la vez de todos ellos. Sus canciones están bañadas de mar, de esencia oriental, de palpito africano, de grito anti sistema y de puro ser. Sus letras en varios idiomas apelan a la caída de las fronteras, a la universalidad de la música más allá de la comunidad de egos. Su extensa discografía recorre espacios del alma a golpe de trueno o caricia. Voy a seleccionar algunas canciones que personalmente me parecen cañones para que conozcáis, aunque aviso que mAthe es una buena droga a la que es fácil engancharse. “Argi iluna” del disco “Ura” descubre un universo sonoro en expansión, electrónica que traspasa la piel. “Supernova” es para mí la consolidación del creador. Este tema, en el que colabora el artista senegalés Noreyni Ousmane, viaja entre voces de allí y aquí habitando espacios extraños, afianzando la personalidad única de mAthe. Por último me quedo con “Plancton”, tema del disco “Playa”. Quizá el tema dónde el rapsoda se reivindica como heredero de los poetas callejeros de los que bebe. Jugueteos con dinámicas trap para diferenciarse haciendo un salto mortal hacia estructuras más complejas e interesantes. Ante nosotros mAthe, nadando contracorriente y diseñando su propio lenguaje, destruyendo mundos para crear universos. Web mAthe: mathe.es Quedan pocos segundos para huir, si quieres abrir los ojos, tranquilo y disfruta de la explosión.... Se acabo el letargo. BOOM Antonio Velasco

0 vistas

Todos los derechos reservados a Travesías culturales. 2018

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon