Cuaderno de Bitácora. 24 de Septiembre: Los artesanos del Universo


Somos un pequeño milagro en un universo inmenso y desconocido. Pequeñas partes de un algo que no comprendemos pero que está a nuestro alrededor y a la vez en nuestro interior. Somos astros, somos lunas, somos cometas, somos nada... y somos todo. A lo largo de su historia, el ser humano ha mirado hacia las estrellas intentando comprender qué hay más allá, intentando entender de qué forma parte, intentando entenderse a sí mismo a través de lejanos universos. Un Universo (solo) de la compañía Cuartoymitad nos invita a sentarnos y mirar hacia arriba con la tranquilidad y el tiempo que esto requiere. Si te dejas guiar por su mano te darás cuenta de que aquel universo desconocido y lejano es parte de tu propio universo, y se puede guardar en una habitación. Cuando en un escenario una compañía apuesta por un viaje así, uno como espectador solo puede dar las gracias. Fernando de Retes y Maria Prado se desmarcan y crean un lenguaje propio y único que les hace diferentes. Son artesanos de la escena construyendo mediante la imagen y la palabra un viaje arriesgado a lo preciso de lo que no se puede precisar. Fernando de Retes es el guía, es el astronauta de Bowie, es Starman, es un chamán de las estrellas que nos invita a transitar por una vida entre la ficción y la realidad. Una vida que es la suya y es, en cierto modo, la de todos los que le acompañamos. La obra tiene momentos que se quedan grabados en la retina, que se te agarran dentro y están ahí rondando semanas después de ver la función: La vuelta a la habitación de infancia, el mecano y el recuerdo del abuelo, la relación mágica que se establece entre los dos creadores en escena, el universo infinito siempre presente en la mirada del actor... momentos levantados desde una verdad escénica tan bestial que el espectador se queda sin palabras, con los ojos humedecidos y con el alma un poquito más viva. En una época dónde la gran mayoría de las obras de teatro siguen unos parámetros similares, dónde el riesgo de las propuestas brilla por su ausencia, dónde los propios creadores somos los primeros que nos ponemos filtros y nos censuramos para que nuestra obra sea más “comercial”, se levantan estos artesanos del teatro y nos regalan este viaje. Y les decimos gracias con la boca bien grande y las palabras bien surcadas, gracias por apostar por vuestra esencia, por la valentía de embarcarse en proyectos arriesgados y personales, por hacer que podamos descubrir el universo en nosotros mismos. *Puedes conocer las próximas funciones de Un Universo (solo) en la web de la cía www.cuartoymitadteatro.com

Antonio Velasco

105 vistas

Todos los derechos reservados a Travesías culturales. 2018

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon